whatsapp (1).png

LO QUE DEBEMOS VOLVER VIRAL SOBRE EL CORONAVIRUS

Desde el conocimiento transmitido a través de la escritura, en sus diversas formas, la humanidad se ha enfrentado a la posibilidad de ser atacada por diversas fuerzas: las naturales, las generados por nosotros mismos y muy activamente (a diario) por los seres microscópicos con los que compartimos nuestro mundo. El riesgo existe siempre, y para todos. La aparición de una variante del conocido coronavirus es un llamado de atención sobre la subvaloración de los cuidados esenciales necesarios en nuestra cotidianidad. "Los coronavirus son un grupo de virus comunes. Se llaman así por sus puntas en forma de corona en la superficie del virus. Algunos coronavirus solo afectan a los animales, pero otros también pueden afectar a los humanos. La mayoría de las personas se infectan con estos virus en algún momento de su vida y no sufren complicaciones durante la enfermedad. Los coronavirus, en los humanos, causan enfermedades respiratorias. Existen diferentes tipos de coronavirus, incluyendo: los que causan el síndrome respiratorio agudo grave (SARS), el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19)" Esta variante que nos ha llevado a la declaración de PANDEMIA (etimológicamente “de la gente entera”, y como ya sabemos, múltiples países nos hemos visto afectados al mismo tiempo) y ha generado entre la población mundial una clara respuesta de autocuidado y conservación, que exagera nuestra actitud ante el peligro. Las cifras son imposibles de conciliar, cada instante ingresan datos que hacen revaluar las estadísticas revisadas. Lo cierto es que existen grupos de mayor susceptibilidad y existe un aparente patrón en los pacientes que han fallecido: 10.5% son pacientes con enfermedad cardiovascular (o  sea, que  han  tenido algún  problema en el corazón), 7.3%diabéticos, 6.3% son pacientes con padecimientos pulmonares crónicos (asma, por ejemplo),  6% hipertensos (presión arteria  alta), 5.6% con cáncer y un 1% en pacientes infectados sin patologías preexistentes. Con este panorama mundial y la declaración de emergencia sanitaria en Colombia, creo que hay que hacer es un llamado a la solidaridad, a hacernos partícipes de nuestra responsabilidad individual en la salud colectiva. Será nuestro aporte para conservar el bienestar general el cuidar de nosotros mismos. Es el momento de revisar esquemas caducos en el sistema de seguridad social. El punto clave para elaborar verdaderas actividades de atención primaria en salud (prevención). Estas alarmas son, en muchas ocasiones, necesarias para conocer nuestra capacidad de respuesta ante una amenaza. La oportunidad para que todo el sistema de salud sea el foco de atención del Estado y de las comunidades. El virus se moviliza con gran rapidez, “siempre de la mano” -literal- de los seres humanos. Se disemina en el ambiente, solo donde los contagiados (en muchas ocasiones sin síntoma alguno) dejan su huella: los fluidos corporales en superficies lisas como las gotas de saliva; en los elementos de protección usuales como los pasamanos, las perillas, mesas. Atención a estos elementos y a cómo interactuamos con ellos. No se explica cómo en nuestra sociedad son los políticos los responsables de la información, dejando de lado a los especialistas de la medicina, que son quienes deben abanderarse de la situación. ¿Será posible dejar de lado el orgullo y vanagloria en un momento crucial para la salud mundial? La pandemia del miedo no puede ser mayor que la que pueda ocasionar el virus. Hay que hacer viral el lavado de manos: Cinco son nuestros dedos como cinco son las veces que, mínimo, debemos lavar nuestras manos. Y así como el pulgar, una de esas lavadas debe ser exhaustiva, ojalá por 5 minutos, y que incluya desde los codos hasta la punta de los dedos –también las uñas-. Si utiliza el alcohol glicerinado, debe hacerlo en forma generosa, y no con dos gotas, como lo acostumbramos. Pregúntese frecuentemente: ¿dónde he puesto mis manos? si lo recuerda, lávese las manos; si no lo recuerda repita el procedimiento del lavado mayor. Y por favor, mientras estemos en emergencia ¡EVITE TOCARSE LA CARA! Hacer viral el respeto a la comunidad: “todos somos responsables de todos”. Esto es: tenga cuidado al toser, de ser posible, hacerlo sobre la parte anterior del codo. Utilizar el tapabocas SOLO SI SE TIENEN SÍNTOMAS, o está al cuidado de un paciente con la enfermedad. Recordemos que un tapabocas utilizado en forma prolongada se convierte en un excelente caldo de cultivo para sobre infecciones. Evite multitudes, lugares poco ventilados, reuniones de bienvenida a familiares provenientes de los países con alto número de personas contagiadas. Si no tiene urgencia de viajar, evítelo. Y lo más importante, recuerde que cada uno se convierte en un vehículo para el virus: si se siente enfermo, permanezca en casa y solicite información y ayuda a través de los teléfonos de contacto conocidos (puede llamar al 123 y pedir que lo revisen en su hogar.) Resiliencia es la clave. La solidaridad es el cimiento. Salud. JOHN JAIRO HOYOS BETANCUR
MÉDICO CIRUJANO
Universidad de Antioquia
MD REG 6713-89

Sede Frontera

(Cra 43A 18 Sur 174 Mall La Frontera/Local 201)

(+57) 320 7687744 

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon