• NEWO

Universal Basic Income: ¿el futuro de la economía?

El Covid-19 no solo se ha encargado de poner en cuarentena al mundo entero, sino que también ha despertado infinidad de viejos o cautivos planteamientos sociales, médicos, comportamentales y por obvias razones: planteamientos económicos.


Desde los comienzos de la existencia del ser humano, ha existido el concepto del trabajo. Nacemos, vivimos y morimos rodeados de este concepto, pero ¿qué pasaría si en un futuro no tuviéramos que trabajar? UBI o “Universal Basic Income” es un concepto que básicamente defiende la creación de un ingreso básico universal para todas las personas, un ingreso que no esté sujeto o condicionado al trabajo o algún otro tipo de actividad, y que pueda ser usado para las necesidades básicas de las personas. Es decir, un ingreso del que puedas vivir sin necesidad de hacer nada. Esta idea tiene muchos años y ha tenido tantos admiradores como detractores. En su momento fue defendida por el mismísimo Martin Luther King; inclusive Elon Musk se ha animado a decir que un UBI no solo es posible, sino que en un futuro cercano será absolutamente necesario.

Los cuestionamientos de un UBI son incontables: muchos afirman que volvería a las personas perezosas, que causaría una inflación descontrolada, que es un modelo imposible de imponer debido a sus altos costos económicos y otros, simplemente lo entienden como una nueva forma de socialismo.

¿Por qué lo defendería alguien como Elon Musk?

Según McKinsey, se espera que para el 2030, entre el 20% y el 30% de la fuera de trabajo mundial sea reemplazada por robots y procesos automatizados. Desde conductores de camiones hasta contadores y abogados pueden ser desbancados por la tecnología. Un estudio de LawGeex encontró que un NDA (Non Disclosure Agreement) es analizado por un abogado en 92 minutos, con una certeza del 85%, mientras que con Inteligencia Artificial este proceso tardaría tan solo tarda 26 segundos y tiene una certeza del 94%.


A esta premisa de la tecnología reemplazando a los humanos también se une un cuestionamiento un poco más filosófico: ¿Por qué trabajamos y de dónde salió este concepto? Crecimos con la concepción mental de que el trabajo es la forma de pertenecer a la sociedad y esto ha contribuido a generar altos índices de insatisfacción laboral. Según Gallup, el 63% de las personas no están comprometidas con su trabajo y ni siquiera están satisfechas con él.


El UBI sugiere que además debemos replantearnos el protagonismo del trabajo en nuestras vidas y que debemos vivir la vida conforme con nuestras pasiones y lo que nos gusta hacer, algo que está totalmente alineado con las posibilidades que un UBI podría entregar, según sus defensores.

¿De dónde saldría el dinero?

Hay muchas opiniones. El mismo Paul Krugman (premio Nobel de Economía en 2008) en una entrevista para CNBC manifestó que no veía viable la implementación del UBI debido al monto de dinero tan grande que sería necesario, hasta dijo que era mucho más económico desarrollar mejores sistemas, mucho más enfocados, gastando menos dinero.

Sin embargo, en los últimos años hay un candidato a la presidencia de EEUU por el partido demócrata llamado Andrew Yang, que ha defendido el UBI hasta el punto de usarlo como una de las propuestas centrales de su campaña.


Yang ha dicho en diversas ocasiones que el UBI puede ser totalmente posible si se reducen gastos en los beneficios de los deferentes sistemas y se les entrega a las personas la posibilidad escoger qué quieren: beneficios en salud y seguridad o un UBI de aproximadamente 1.000 USD. dinero que aumentaría el consumo, devolviéndolo a la misma economía que se lo entregó. Algo es claro sobre el UBI: no hay un postura unánime al respecto. Todavía faltan muchas preguntas por responder:

  • ¿realmente es posible pagarlo?

  • ¿nos va a volver personas más perezosas?

  • ¿funcionaría en todos los países?

Próximamente estaremos entregándote información sobre esta tendencia económica para que puedas sacar tus propias conclusiones.