whatsapp (1).png
  • NEWO

Por qué leer Sputnik, Mi Amor.

Actualizado: jun 2

Sputnik fue el primer satélite artificial de la tierra. En su viaje orbital, Sputnik dio vueltas con batería y sin batería hasta llegar de nuevo a casa.


Tengan eso en mente.



Primero: Haruki Murakami es un autor increíble. Ha estado nominado al Nobel muchas veces y aún no ha ganado (este año tampoco ganó y también estaba opcionado); si me preguntan a mí, ya se lo merece. Pero yo no soy experta en literatura.


Aunque su estilo de escritura es complicado porque maneja muchos niveles y muchos mundos, atrapa por la prosa y por el halo de realismo mágico que encierra a sus historias.

Si nunca lo han leído, les recomiendo empezar por este libro: Sputnik, Mi Amor. Primero, porque es corto. Y segundo, porque da una muestra muy clara y no tan densa de cómo escribe él y de qué tratan sus historias.


En esta historia en particular tendremos un narrador al que llamaremos El Profesor (no, no es como en la Casa de Papel), quien se enamora de una de sus estudiantes. Él relatará el desarrollo de sus sentimientos y posteriores andanzas de un amor imposible hacia Sumire, una chica rebelde que se viste de forma trasgresora y desafía la identidad de género y las convenciones.

Siendo así, volvamos a Sputnik. Sí, al satélite.


Sumirees nuestro Sputnik y no corresponde al amor del Profesor. Su principal objetivo es ser escritora. Concretamente, novelista, y ojalá tan buena como Jack Kerouac.


Myu es la tierra en esta analogía que cobrará sentido cuando conoce a Sumire en una boda en la que inician una conversación por azar y terminan enamorándose a pesar de que es casada y se considera incapaz de entablar una relación emocional significativa, según ella, porque perdió la mitad de su alma (y no en sentido figurado) hace muchos años y desde entonces ya no se siente un ser.


Incapaz, entonces, de ofrecerle estabilidad emocional a Sumire, Myu decide contratarla como su asistente personal (exacto, ¡su satélite!) y ambas se embarcan en un viaje de negocios por Europa.

Murakami trata la soledad y la alienación en sus libros de forma recurrente y este no es la excepción. Pueden ver otro claro ejemplo de estos temas en Kafka en la Orilla. Es muy interesante ver cómo esas alienaciones siempre son la mejor muestra del realismo mágico que trata él como autor. Ojalá noten cómo a medida que se adentran en las páginas van a ir perdiendo ese límite entre la realidad y la ficción cuando se empiece a hablar de almas perdidas en mundos paralelos.

Volviendo a nuestro satélite: en una desaparición extraña que termina por obligar al profesor a viajar al Egeo a buscar a Sumire, la trama del libro explota al tratar la crisis de identidad de ambas mujeres y la necesidad de encontrarse a sí mismas aunque sea en una dimensión que conoceremos como El otro lado.


¿Qué pasa en El otro lado y por qué Sumire no aparece?


¿Dónde está la mitad del alma de Myu?


Ojalá esta recomendación no quede en ese Otro lado y alguno de ustedes decida leer a Murakami y responderme estas preguntas o, al menos, si merece o no un Nobel.


Opinión escrita por: Valentina Hoyos R

3 vistas

Sede Frontera

(Cra 43A 18 Sur 174 Mall La Frontera/Local 201)

(+57) 320 7687744 

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon