• NEWO

NEWO Recomienda: Frankenstain un libro de preguntas a la humanidad

Actualizado: jun 2




Este libro es uno de mis más grandes tesoros. Me lo leo una vez al año desde hace más o menos 7 años y, puedo decir, con total tranquilidad, que no se arrepienten.


Antes de empezar, es necesario que sepan que Mary W. Shelley no presentó este libro en sociedad firmándolo con su nombre. Frankenstein, o El Moderno Prometeo, fue publicado anónimamente en 1818.Aunque se demoró muchos años escribiéndolo, la idea le surgió cuando tenía alrededor de 18 años ¡Increíble!


Y me parece increíble por lo que les voy a contar en los párrafos que vienen. Pero les adelanto: este libro se resume, para mí, en un tratado de preguntas a la humanidad. Preguntas muy incómodas y difíciles de contestar.


Sé que muchas personas lo consideran literatura infantil, pero como les vengo diciendo, nada puede estar más lejos de la realidad.


Shelley presenta en sus líneas varios cuestionamientos que aún me retumban en la cabeza.

Por ejemplo ¿Alguna vez hemos pensado en las responsabilidades que traela capacidad de dar vida?A lo largo de estos capítulos van a encontrar esa y otras preguntas de esa envergadura y varias respuestas igual de reflexivas. Como es un libro tan corto, son más los golpes (cuestionamientos) que uno recibe que el tiempo que tiene para recuperarse.


Para presentar esos cuestionamientos, la autora nos muestra a Víctor Frankenstein, un joven ambicioso y disciplinado que dedica su juventud a estudiarla filosofía naturalen su tarea por encontrar la forma de crear vida. Y lo logra. Y entonces les doy la bienvenida al primer punto de inflexión de esta lectura: ¿hasta dónde es capaz de llegar el ser humano para satisfacer su ego?. Ojalá que esta sola pregunta ya los tenga pensando, porque así es todo el libro: una lectura de una semana, como máximo. Unpageturnercompleto.


El resultado de días y noches de trasgredir cementerios y leer libros es un monstruo que, contrario a lo que todos creen,no se llama Frankenstein.La criatura llega al mundo sin saber quién es su progenitor, sin saber hablar y sin un nombre que le dé una identidad.

¿Se imaginan la carga psicológica que puede tener para alguien elno tener nombre? ¿entonces quién es, si ni nombre tiene?


Así se siente él. Entonces, contrariado por su mera existencia, el monstruode Frankensteinhuye y se desaparece de la vida de su creador hasta que vuelve a él como un ser educado, capaz de articular oraciones, de entender la dinámica del mundo. En otras palabras, criado. Y se tuvo que criar solo.


Ahí es donde aparecen estos pasajes en los que el narrador no es el científico, sino el mismo monstruo, que nos cuenta cómo conoció el mundo a fuerza de golpes e imitación, pues nadie le acompañó. Su soledad nos regala unos monólogos desgarradores en los que se puede sentir la angustia de un ser que se sabe desprotegido y rechazado.


Cuando por fin se encuentra con Frankenstein, cuestiona a su “padre” por abandonarle, por no responsabilizarse de lo que él trajo a la vida. Y ahí también tenemos unas líneas que nos hacen pensar muchísimo en las cosas que ignoramos como seres “creadores.”


Esta claro que es una ficción, pero toma mucho de la realidad. Hasta de la misma escritora, que perdió varios hijos en edades tempranas y reflejaba todas sus preguntas en lo que escribía.


Hasta el momento, aunque se lea difícil de creer, no les he hecho ningúnspoiler. Así que la invitación está a que conozcan la historia detrás de tantas películas que nada tienen que ver con el escrito original.


Han pasado 200 años desde que este libro salió por primera vez y, más que nunca, creo que deberíamos leerlo. Solo para encontrarnos con un espejo que es capaz de preguntarnos:

“¿Realmente era el ser humano tan poderoso, tan virtuoso y magnífico, siendo, al mismo tiempo, tan vil y lleno de vicios?”

10 vistas